Evita la condensación en las ventanas de aluminio en 3 pasos

Las ventanas de aluminio son propensas a tener condensación. Es un problema frecuente, y para saber cómo evitarlo te he preparado este post.

Tienes que entender por qué se produce y aprender las soluciones que existen para evitar la aparición de humedad.

Esta humedad no es recomendable, ya que mojarán también la pared y pueden propiciar la aparición de moho.

Por qué se produce la condensación

Para que se produzca la condensación de la humedad en una superficie tienen que darse dos condiciones:

  • Que exista una humedad relativa alta
  • Que la diferencia de temperatura entre el ambiente y la superficie sea alta

No hay unos valores exactos para esto, ya que la diferencia de temperatura necesaria para que la humedad se condense variará con la cantidad de humedad relativa.

Vamos a ver más a fondo las dos condiciones:

– Humedad relativa alta

La humedad relativa que hay en el ambiente dependerá en gran medida de la zona climática en la que se encuentre la vivienda.

Si el clima en el que vives es húmedo, el aire dentro de la vivienda también lo será. Es en estas zonas donde aumenta las posibilidades de condensación en las ventanas. Pero no es el único factor.

A veces somos nosotros los que añadimos humedad al ambiente. Las estufas de butano, por ejemplo, aportan humedad al ambiente durante su combustión.

También nosotros mismos añadimos humedad simplemente por respirar. El aire que expulsamos no es completamente seco, por lo que habrá humedad que pasará al ambiente.

– Diferencia de temperatura entre el ambiente y la ventana de aluminio

La otra de las causas de que se produzca la condensación es la diferencia de temperaturas entre el ambiente y la superficie de la ventana de aluminio.

Como en una vivienda siempre intentamos que se mantenga la misma temperatura, lo que nos debe preocupar es la temperatura del marco de la ventana.

El problema viene cuando esta temperatura es baja, y esto se produce cuando el perfil de aluminio no tiene RPT (rotura de puente térmico) o es de mala calidad.

En este post puedes aprender más sobre la rotura de puente térmico en ventanas, pero básicamente es una capa que se añade al interior del marco de la ventana para que aísle mejor.

Cuando estas ventanas apenas aportan aislamiento térmico a la vivienda, su superficie interior está a una temperatura similar a la del exterior. Y esto es una condición ideal para que se condense la humedad.

Cómo evitar que las ventanas suden

Claves para evitar la condensación

Bien, ya hemos visto las causas, ahora vamos a ver las soluciones actuando sobre estos dos factores.

1. Renueva el aire de la vivienda

Esta primera medida no evitará este problema, pero sí que servirá de ayuda para algunos hogares.

Como hemos visto anteriormente la humedad puede aportarse al ambiente por nuestra actividad, por lo que es importante que ventiles la vivienda cada día.

Cuando renuevas el aire sacas el aire cargado que había y lo sustituyes por aire fresco. Bastará con abrir varias ventanas de tu casa durante 10 minutos.

De esta manera conseguirás bajar la humedad relativa del interior de tu vivienda. Para casos leves de humedad puede ser suficiente con esto.

2. Disminuye la humedad del ambiente

Habrá viviendas en las que por culpa del clima tendrán un aire húmedo dentro del hogar de forma constante.

Para estos casos bajar la humedad relativa es más complicado, por lo que hará falta utilizar un deshumidificador.

Los deshumidificadores son aparatos que condensan el aire del ambiente y lo acumulan en un depósito. Hay que dejarlos varias horas funcionando, pero eliminan el exceso de humedad del aire de forma muy efectiva.

Traen varias opciones, permitiéndote ajustar el valor de la humedad relativa al porcentaje que prefieras. Así podrás mantener un valor constante en el que no se produzcan las condensaciones.

3. Mejora el aislamiento de las ventanas

Esta última medida es en la que más dinero hay que invertir, pero también es la más recomendable.

Tienes que tener algo claro: si se produce condensación en las ventanas de aluminio de tu casa es que no aíslan correctamente.

No solo tendrás el problema de la humedad, sino que también estarás gastando más en calefacción de lo que deberías.

Por eso aquí tienes dos opciones:

  • Colocar una doble ventana
  • Sustituir las ventanas de aluminio por otras con RPT

Si tus ventanas son correderas podrás colocar una doble ventana. Es una opción mas económica si tu vivienda lo permite. En caso contrario deberás cambiar por completo el marco de las ventanas.

Necesitarás hacer una inversión en este cambio, pero acabarás compensando este gasto con el ahorro en calefacción.

Así solucionarás el problema de humedad (la superficie interior de estas ventanas ya no estará fría) y tendrás una vivienda con mejor eficiencia energética.

Eliminar la condensación de las ventanas

Con estos 3 consejos podrás evitar que las ventanas «suden». Con hacer el cambio de perfiles debería ser suficiente para eliminar la condensación, pero el deshumidificador también puede ser un buen complemento para algunos climas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *