Tipos de vallas para parcelas

Elegir el tipo de valla para delimitar una parcela es una decisión que deberás tomar con calma. Se trata de un cercado que abarcará una superficie considerable y la decisión que tomes será la definitiva.

Por suerte son muchas las opciones que tienes, ofreciéndote cada una sus ventajas e inconvenientes. Para que sepas qué tipo de valla encaja mejor en tu caso vamos a hacer un repaso por las diferentes alterantivas.

Metal

Las vallas metálicas están muy extendidas, ya que es un material con muy buena resistencia. Son muchos los tipos de vallas disponibles, y en función del tipo de cercado que busques te interesará más uno u otro.

– Malla de simple torsión

Es la valla metálica clásica. Es necesario colocar unos postes a lo largo de todo el vallado para soportar la estructura

Se utiliza principalmente para entornos urbanos, pero también sirve para delimitar parcelas ya que se puede optar por diferentes alturas.

Malla de simple torsión

– Malla de triple torsión

Se utiliza con frecuencia en los vallados rurales. Es una valla más ligera que la de simple torsión y resulta más fácil de manipular.

Valla de triple torsión
Imagen: la valla

– Malla electrosoldada

Es un tipo de valla metálica muy resistente y versátil. Sirve tanto para entorno urbano como para el campo.

Pueden tener un acabado de acero galvanizado y/o plastificado.

Valla de acero galvanizado
Imagen: archiexpo

– Valla de chapa trenzada

Es un modelo de valla residencial de ocultación. Tiene un diseño elegante y ofrece una gran resistencia.

Se coloca sobre un muro y es una fantástica solución para viviendas que busquen intimidad sin tener que renunciar al diseño.

– Valla de lamas

Se trata de otro tipo de valla metálica de ocultación. También se las conoce como vallas de lamas mallorquinas o venecianas.

Gracias a su diseño mantiene la privacidad de la parcela al mismo tiempo que deja pasar el aire. El acabado más común es acero galvanizado y lacado al horno.

Madera

Las vallas de madera destacan por su buen aspecto, pero también suponen una alternativa económica y fácil de instalar.

– Vallas perimetrales

Las vallas perimetrales están pensadas para delimitar parcelas. Es un tipo de valla muy simple y económica que dificulta el acceso pero no lo impide.

Su aspecto es elegante y permite vallar grandes extensiones.

– Valla clásica

Es un tipo de valla de madera muy utilizada para delimitar jardines. Su altura es baja, pero se puede colocar sobre un muro para aumentar la dificultad de acceso.

También sirve para delimitar espacios dentro de una misma parcela o jardín. Tanto para un huerto como para una piscina, su fácil instalación hace que sea una fantástica opción para particulares.

Valla clásica de madera
Imagen: verdify

– Paneles

También existen vallas de madera que garantiza la ocultación del terreno. Se trata de grandes paneles ofrecen una total intimidad.

Hay diferentes diseños, entre los que se encuentra la versión de madera de la chapa trenzada.

Son más económicos que las vallas metálicas pero su resistencia es menor.

Paneles de madera

Plástico

Tanto las vallas fabricadas en PVC como en polipropileno son excelentes alternativas. Son materiales muy ligeros que encajan a la perfección para algunas situaciones.

– Valla clásica

Es igual que la valla de madera pero utilizando PVC para su fabricación. Ofrece una buena resistencia frente a las diferentes climatologías y su precio es más reducido.

Es una opción interesante para establecer esas vallas perimetrales de cualquier jardín o parcela. Su instalación es sencilla y no requiere de una gran inversión.

Valla clásica

– Celosías

Las celosías son un tipo de valla pensadas para complementar un muro. No son muy resistentes, pero ofrecen un cerramiento económico.

También se encuentran disponibles en madera, y están pensadas para que las puedas cortar si lo necesitas. También se usan para la decoración de terrazas y jardines.

Piedra

Las vallas y muros de piedra son la opción más consistente. Si bien tu instalación es más lenta, ofrecen una solución con una vida útil enorme.

– Muros de piedra

Se trata de muros de obra que tendrá que construir un albañil. Es un trabajo más lento, pero es la mejor alternativa para tener un muro muy resistente.

Se pueden instalar muros exclusivamente de piedra o combinarlos con otros sistemas. Lo recomendable es usar el muro en la parte inferior y una valla en la parte superior para permitir algo de visibilidad.

Muro de piedra
Imagen: alicosta

– Muro de gaviones

Los muros de gaviones se venían utilizando en obra civil desde hace tiempo, pero debido a su original aspecto su uso se ha extendido también a los hogares.

Aunque no es tan resistente como un muro de piedra, sí que ofrece un buen acabado. Además, tiene la ventaja de ser un tipo de valla que encaja muy bien con la decoración de los hogares.

Muro de gaviones
Imagen: pinterest

– Valla de hormigón

Por último tienes las vallas de hormigón. Están compuesta por placas prefabricadas de este material que se van encajando para formar el muro.

Es más rápido de construir que el muro de piedra y la resistencia y duración son enormes.

Valla de hormigón
Imagen: intergard

Tendrás que valorar qué tipo de valla encaja mejor para tu parcela. Pero lo que debes tener claro es que opciones no te faltan.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *