Prepara tu hogar para el invierno con un spa

¿Eres más de verano que de invierno? ¿El frío te pone de mal humor? No te preocupes, somos muchos los que nos sentimos así. Cada vez que llega el otoño empezamos a temer lo peor: se acerca el frío invernal.

Pero si quieres huir de las bajas temperaturas y darte una alegría de vez en cuando debes plantarte comprar un spa. Puedes pensar que es algo prohibitivo, pero lo cierto es que cada vez son más asequibles.

Empresas como Spadenicor ofrecen un fantástico servicio a un precio al alcance de muchos. Pero antes de lanzarte a la aventura te recomiendo que leas este post en el que te doy algunas recomendaciones, ¡vamos con ellas!

Requisitos para colocar un spa en el hogar

Antes de ponerte a decidir qué spa quieres o donde lo vas a colocar necesitas conocer los requisitos que debes cumplir. Se trata de un elemento que requiere ciertas características para que pueda funcionar. Vamos a repasarlas.

Desagüe y toma de agua

Lo primero y más importante es que la estancia donde vayas a colocar el jacuzzi disponga de un desagüe y toma de agua. Piensa que el agua es el elemento que utiliza el spa para funcionar, por lo que necesitarás ambas conexiones.

No obstante esto se puede solucionar. Si lo quieres colocar en una habitación sin toma de agua simplemente tendrás que contactar con alguna empresa de reformas para que te proporcione este punto de acceso a agua.

Es un trabajo de fontanería que no requerirá demasiado tiempo, pero debes contar con que esto encarecerá el precio final.

Enchufe con toma a tierra

Además de agua necesitarás electricidad. Todo el flujo de agua lo realiza utilizando corriente eléctrica, por lo que es esencial contar con un enchufe.

Además es fundamental que disponga de toma de tierra. Este tipo de enchufes se utilizan para conectar aparatos con altos consumos eléctricos, y el spa puede alcanzar los 400 W. No es un consumo excesivo pero sí lo suficiente para que sea necesario una enchufe con toma a tierra.

Superficie estable

La densidad del agua es de 1 g/cm3. Esto quiere decir que si el jacuzzi tiene una capcidad de 800 litros, ¡cuando esté lleno tendrá solo en agua un peso de 800 kg! A este valor habrá que sumarle el peso del propio spa y el de las personas que se encuentren dentro.

Como ves no debes restarle importancia a la estabilidad del suelo. Si tienes dudas consulta con la empresa a la que compres el jacuzzi, ellos te sabrán indicar qué tipo de suelos o zonas de la casa son con las que debes tener más cuidado.

Espacio suficiente

Este punto parece obvio, ¿verdad? Bueno, pues puedes pillarte los dedos si no lo calculas bien. Lo normal es que no tengas problemas de espacio, pero debes tomar bien las medidas.

Es importante que calcules bien no solo el espacio del spa en sí, sino que también deberás contar con espacio suficiente para poder entrar y salir de él. Además, también deberás dejar hueco para las futuras labores de mantenimiento.

También tienes que tener en cuenta que parte del agua puede salir (un movimiento brusco puede lanzar agua a cierta distancia), por lo que es recomendable no tener aparatos electrónicos cerca.

Si tienes todo esto presente podrás calcular bien el espacio que necesitas dejarle al jacuzzi.

Elige tu spa

Cómo elegir el spa ideal

Ahora que ya hemos visto los requisitos técnicos que debes tener en cuenta vamos a analizar cómo hacer la mejor elección.

Tamaño disponible

El tamaño del spa te lo marcará el espacio disponible que tengas en el hogar. Antes de mirar opciones coge un metro y toma todas las medidas necesarias.

Una vez tengas las dimensiones podrás ver los diferentes modelos que se encuentren por debajo de esos valores. Al hacerlo de esta manera evitarás “encapricharte” de un modelo que luego no podrás instalar.

Número y ubicación de jets

Llamamos jets a los chorros de agua regulables. Tendrás que pensar a qué partes del cuerpo los quieres dirigir pasa saber qué modelo elegir.

Puede que te interesen en las lumbares, las dorsales, las cervicales… esta elección es muy personal, por lo que deberás hablarlo con las personas que vayan a disfrutar del jacuzzi.

Estancia

¿Sabes ya en qué lugar de la casa lo vas a querer colocar? No es lo mismo en un patio que en un cuarto de baño. La gran diferencia está entre colocarlo en el exterior o en el interior, ¡pero incluso dentro de la casa hay muchas opciones!

Piensa en qué momentos del día lo vas a querer y qué tipo de uso le vas a dar (relajación, hidromasaje…). Esto te ayudará a elegir el mejor lugar.

Elevado o encastrable

La principal diferencia entre estos dos modos es la siguiente:

  • Elevado: irá sobre el suelo
  • Encastrable: se instalará dentro del suelo para que quede al nivel de la superficie

Lo más económico y sencillo es colocarlo elevado, pero puede que te interese la facilidad para entrar y salir del encastrable.

spa-jacuzzi-es41

Como has podido ver para elegir un spa debes valorar bien todos los requisitos técnicos. Una vez los tengas ya podrás empezar a decidir el modelo exacto que vas a querer.

Un jacuzzi supondrá una forma totalmente diferente de afrontar el verano. ¡Cuando tengas un mal día o pases mucho frío solo tendrás que meterte un rato en tu propio spa!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *