Consejos para saber qué electrodomésticos comprar

La correcta elección de los electrodomésticos es un aspecto clave para cualquier vivienda. No sólo influye su apariencia, sino que también hay que pensar en las diferentes funcionalidades.

Puesto que van a acompañarte durante muchos años es importante tomar una buena decisión, y con estos consejos será más fácil que lo consigas.

Eficiencia energética

Este debe ser el primer aspecto en el que te debes finar cuando comparas varios electrodoméstico. Por ejemplo, en este artículo donde muestran comparaciones entre lavavajillas, la eficiencia energética es uno de los aspectos que más se mencionan. Es un punto muy importante.

Un electrodoméstico en un ciclo de uso o durante un día apenas consume energía, pero si lo analizamos a 5 o 10 años vista la situación cambia.

Para pagar menos en tu factura de la luz lo mejor es que elijas electrodomésticos altamente eficientes, ya que será ellos los que se encarguen de minimizar el consumo energético.

Luego ya quedará en tus manos darle un uso responsable, pero al menos sabes que de base serán muy eficientes.

Dimensiones

Tienes que medir muy bien las dimensiones que tienes disponibles para el electrodoméstico. No basta con calcular “a ojo” las medidas, necesitas saber exactamente el tamaño del hueco donde vas a poner el nuevo equipo.

Coge un metro y mide con exactitud de centímetros. Y recuerda: 59 cm no son 60 cm. No podemos empujar los muebles a nuestro antojo, aunque sea 1 cm.

Lo mismo ocurre si estás pensando en reformar tu cocina. Establece con precisión las dimensiones de los muebles y de la encimera contando con el tamaño de los diferentes electrodomésticos.

Hacer este proceso bien te evitará grandes quebraderos de cabeza en el futuro. Acostúmbrate a medir las dimensiones al detalle.

Aspecto exterior

Puede que el aspecto de un electrodoméstico sea bonito pero, ¿va a quedar bien con el resto de la cocina?

Piensa en los colores que has utilizado en la decoración de la cocina. Si has optado por tonalidades metálicas, elige un electrodoméstico con este acabado.

En caso contrario desentonará y empeorará la decoración de toda la estancia. Siempre puedes hacer pequeños ajustes con pintura o vinilos, pero lo mejor es que aciertes de base con el aspecto que necesitas que tenga el electrodoméstico.

Ejemplo de cocina americana

Funcionalidades

Un error que a veces cometemos es el de coger un electrodoméstico con infinidad de funcionalidades diferentes. Vemos todas las posibilidades que ofrecen y creemos que las necesitamos, pero no siempre es así.

Elegir una nevera o un lavavajillas demasiado profesional será un gasto innecesario. Piensa en el uso que le das en el día a día a estos aparatos, e intenta coger uno nuevo que supla estas necesidades. Todo lo que haga de más es probable que no lo utilices.

Al final lo que necesitamos en nuestra vida se reduce a unas pocas funcionalidades. Un lavavajillas con 15 programas de lavado es muy tentador, pero no acabarás usando más de 2 o 3 distintos.

Servicio postventa

Los electrodomésticos se estropean. Esto es algo que no vas a poder evitar. Se trata de máquinas con una alta carga de trabajo, por lo que habrá piezas que se desgasten y fallen.

En estos casos lo mejor es contar con un buen servicio de postventa que pueda arreglar el equipo si se trata de un fallo de fábrica.

Cuando el fabricante tiene un buen servicio bastará con hacer una llamada. En caso contrario, no es raro que acabes pasando horas al teléfono intentando que alguien te dé una solución…

Transporte

Esto puede parecer obvio pero… ¿la compra del electrodoméstico incluye el transporte? No es raro que en tiendas o grandes superficies te cobren un extra por este servicio.

Normalmente no suele ser un importe muy elevado, pero si estás comparando electrodomésticos de diferentes tiendas asegúrate de que este concepto está incluido.

Si una de las tiendas no lo ha incorporado al precio de venta puede desequilibrar la balanza y provocar que te resulte más económico adquirirlo en el otro establecimiento.

Lo que debes evitar es lanzarte a comprarlo y, si luego te das cuenta de que no incluye el transporte, pensar que lo vas a poder llevar tú mismo a tu hogar.

Se trata de equipos de gran peso y que no son fáciles de manejar. Además, la empresa se llevará el electrodoméstico antiguo, por lo que el trabajo del que te liberan es doble.

Cocina con electrodomésticos

En los anuncios de televisión todo se ve muy bonito: las fábricas están impolutas, los trabajadores son felices y el funcionamiento siempre parecerá el mejor posible.

Pero la realidad es muy diferente. Si haces una mala elección de tu electrodoméstico perderás tiempo y dinero. Por eso es recomendable pasar algo de tiempo haciendo una comparativa al detalle.

Es internet tienes muchas comparativas diferentes que te ayudarán a tomar la mejor decisión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *