Cómo saber si una pared es medianera según el Código Civil

A la hora de realizar cualquier modificación en una vivienda, es bastante habitual encontrarnos con la duda acerca de a quién pertenece una determinada pared que linda con la propiedad colindante.

Por eso es importante aprender a averiguar si una pared es medianera, de manera que se puedan conocer todos los aspectos legales que indiquen qué es lo que se puede y lo que no se puede hacer en ella.

En este post vamos a analizar este aspecto en base a la legislación española, para que sepas de forma fiable si una pared es medianera o no.

Qué es una pared medianera

En primer lugar es muy importante que empecemos entendiendo qué es una pared medianera y sus principales características.

Cuando hablamos de pared medianera, nos referimos a una pared que actúa como medianería, siendo de esta manera una separación entre dos propiedades, que pueden ser parcelas, viviendas o de cualquier otra índole.

Es importante tener en cuenta que de esta manera, lo que establece es un límite con respecto a la propiedad colindante, ya sea un límite vertical u horizontal, delimitando de este modo cada propiedad de forma física.

También hay que tener claro que una medianera no tiene por qué ser una pared de ladrillo, piedra, mampostería o similar, sino que también contempla otras formas diferentes como puede ser un vallado o incluso también setos vivos, de manera que básicamente se refiere al elemento que crea una separación física entre ambas propiedades.

Cómo identificar si una pared medianera

Pero no siempre dos paredes que separen propiedades son consideradas como una pared de medianería, sino que para ser considerada una pared como medianera, deberá cumplir con unos preceptos básicos establecidos en el artículo 572 del Código Civil que son:

  • Se trate de una pared que separa dos propiedades diferentes en edificios contiguos.
  • Sean cercas, setos vivos o vallados que dividan predios rústicos.
  • En el caso de paredes divisorias de jardines o corrales ubicados en el campo o en poblado.

Si cumple cualquiera de estos principios, la pared podrá ser considerada como medianera. Pero es importante tener en cuenta que no necesariamente se va a tratar de un elemento propiedad de ambos vecinos, sino que existen diferentes aspectos a tener en cuenta que son los que ayudarán a determinar la propiedad de dicha división.

a quien pertenece una pared

A quién pertenece la pared medianera

Tal y como podemos observar, una pared medianera separa dos propiedades entre sí pero, ¿a quién pertenece exactamente?

En primer lugar es importante averiguar si existe algún título como puede ser una escritura pública o elemento que indique que este muro pertenece tan sólo a uno de los propietarios.

Cabe destacar que en estos casos es importante tener en cuenta que, dependiendo de la situación, una pared medianera puede ser considerada como una copropiedad. Es decir, que pertenece a ambos propietarios cuyas propiedades son separadas por ella, puede ser considerada una servidumbre o puede ser una mancomunidad.

Sin embargo, en la mayor parte de casos, el Código Civil determina que desde la perspectiva legal, la medianera pertenecerá a ambos propietarios, siendo cada uno de ellos dueño tan sólo de una parte, que será la que corresponda a su lado de la propiedad y que, por tanto, no se podrá alterar el contrario sin una autorización expresa de su propietario.

No obstante, existen diferentes elementos del Código Civil que se reflejan en sus artículos 573 y 574, que serán los que puedan determinar en casos particulares la pertenencia de la medianera a uno solo de los propietarios, o mejor dicho, que no existe medianería sino privacidad, los cuales son los siguientes:

  • La presencia de ventanas o huecos abiertos en las paredes divisorias. En este caso, se considerará que existe privacidad a favor del propietario al que pertenezcan estos huecos o ventanas.
  • En el caso de que la pared sea recta por un lado y a plomo, mientras que por el otro lado, presente relex o retallos en su parte inferior que supongan una diferencia de espesor por la existencia de dos muros superpuestos.
  • Si la pared ha sido construida sobre el terreno de una de las fincas, en lugar de encontrarse en la mitad entre una y la otra, ocupando parte de ambas. Evidentemente, en esta ocasión, se considerará que el propietario será aquel en cuya propiedad se encuentra construida la pared.
  • Cuando sufra las cargas de carreras, que son vigas horizontales que formen parte de la estructura de soporte del edificio, así como pisos y armaduras tan sólo de una de las propiedades. En este caso, el muro será considerado propiedad de aquella a la que correspondan las vigas y elementos estructurales.
  • En caso de que la pared se encuentre ubicada entre patios, jardines y heredades, a la vez que esté construida de manera que la albardilla vierta hacia una de las propiedades, dándose por hecho que el propietario será aquel hacia donde las aguas sean vertidas. Si se da la circunstancia de que la albardilla vierte hacia ambas propiedades, no se considerará como razón para atribuir la propiedad tan sólo a uno de los vecinos.
  • Si la pared de mampostería incorpora piedras pasaderas, que de distancia en distancia salgan fuera de la superficie tan sólo por uno de los lados, de manera que se dará prioridad al propietario del terreno que se encuentra en el lugar donde se presentan estas piedras, ya que esto demostraría que existe un indicio de ejecución de obra de edificación por la colocación de andamios u otros.
  • En el caso de que las heredades contiguas a otras que hayan sido definidas por vallados o por setos vivos, se encuentren cerradas.
como diferenciar una medianera

Es muy importante tener en cuenta que, para que se pueda atribuir la pertenencia de la medianera a uno de los propietarios, es muy importante que al menos se cumpla uno de los preceptos indicados en los artículos 573 y 574 del Código Civil.

En el resto de circunstancias, siempre y cuando el elemento divisorio cuente con las particularidades legales indicadas en el artículo 572 del Código Civil que permita su consideración como medianera, se dará por hecho que ambos propietarios tienen derecho a dicho muro y, por tanto, las obras que afecten al lado opuesto del mismo, deberán ser realizadas en consenso entre ambos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *