Cisternas empotradas: la mejora para tener un baño elegante

Las cisternas empotradas aportan al baño una decoración más elegante y limpia. Este concepto cada vez está más presente en las viviendas, y supone una mejora en el aspecto de cualquier aseo.

El diseño de los inodoros ha mejorado con el paso de los años, pero no ha habido una gran revolución en su aspecto.

Sin embargo, gracias a las cisternas empotradas, se ha conseguido un gran acabado para este elemento. Los baños que disponen de una ofrecen una mayor sensación de amplitud, ya que se eliminan elementos.

Vamos a hacer un repaso por sus diferentes características y ver algunos ejemplos reales.

En qué consiste la cisterna empotrada

Las cisternas empotradas son aquellas que están ocultas tras la pared de forma que el váter queda suspendido.

Este elegante diseño, que se puede encontrar fácilmente en los hoteles, deja solo visible la taza del váter. Para ello es necesario disponer de un pulsador especial para que active la descarga de agua.

Es una gran elección para las personas a las que les gusta la elegancia y sencillez en la decoración. No obstante, disponer de estas cisternas conlleva otras ventajas.

Cómo montar un kit de cisterna empotrada

Este tipo de cisternas vienen con un kit que facilita su instalación. En lugar de disponer las piezas sueltas, te encontrarás con una estructura que deberás fijar a la pared.

Sistema de una cisterna empotrada
Imagen: mhstar

La altura es regulable, por lo que te permite colocar la taza del váter a la distancia del suelo que quieras.

Cuando lo tengas, tendrás que fijarla con los tornillos que incorpora. Una vez asegurada, podrás cubrir la pared para que quede oculta.

Por último necesitas instalar el sistema de vaciado de la cisterna. Es la parte más engorrosa, y dependerá del tipo de botones que utilice.

Puedes ver el proceso al completo en el siguiente vídeo.

Ventajas y desventajas

Dar el salto a una cisterna empotrada tiene unas ventajas e inconvenientes que debes conocer:

Ventajas

  • Diseño elegante
  • Sensación de baño más amplio
  • Más comodidad para limpiar

Inconvenientes

  • Mayor coste que una cisterna normal
  • Instalación más compleja

Cisterna clásica y cisterna empotrada
Imagen: drench

Como puedes apreciar todas las mejoras van enfocadas a su aspecto y la limpieza, mientras que los puntos negativos afectan a la instalación y el coste.

Podrás reformar tu cuarto de baño y añadir este elemento o aprovechar si adquieres una vivienda de obra nueva y solicitar que te lo incluyan.

A mí personalmente me encanta este tipo de cisterna.

Ejemplos reales

Para que veas diferentes acabados te dejo con todas estas fotografías. Son baños reales que han incorporado una cisterna empotrada.

Cisterna empotrada en aseo
Imagen: pinterest
Cuarto de baño con cisterna empotrada
Imagen: houzz
Decoración con cisterna empotrada
Imagen: houzz
Ejemplo de cisterna empotrada
Imagen: houzz
cisterna empotrada en pared
baño moderno con cisterna empotrada

Lo que se obtiene son menos elementos en el cuarto de baño. El váter es indispensable, si lo eliminamos faltará un elemento crucial, pero lo que podemos hacer es ocultar una de las partes.

No tendrás que preocuparte por la suciedad que se acumula entre el inodoro y la pared. Con este sistema la labor de limpieza se facilita enormemente. Además, al quedar la cisterna en la pared, será menor la superficie que haya que limpiar.

¡Se mejorará enormemente tanto en el diseño como en la limpieza del cuarto de baño!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *