¿Cómo conseguir un baño de diseño industrial?

Aunque el estilo industrial se ha convertido en una de las tendencias más importantes en el interiorismo durante las últimas décadas, su origen es muy anterior. Fue a principios del siglo XX cuando la revolucionaria y funcional Arquitectura del Hierro decimonónica dio paso a la Arquitectura Industrial, fábricas, naves, talleres y oficinas que, como su nombre indica, tenían una función industrial.

Durante la década de los 50, muchos de estos edificios habían quedado obsoletos para su función original y fueron ocupados por estudiantes y artistas que los reconvirtieron en viviendas, dando lugar a lo que desde entonces se conocen como lofts.

Ya en el siglo XXI, el diseño industrial de interiores se ha extendido ha todo tipo de viviendas, con una estética en la que sobresalen las lineas rectas, los espacios diáfanos y amplios, los materiales de construcción a la vista (vigas, pilares, ladrillos…), colores metálicos o naturales y elementos vintage o retro.

La decoración industrial puede desarrollarse en todas las estancias de una vivienda, siendo el cuarto de baño una de las que más juego dan por su particular fisonomía, y en este post quiero explicarte cómo son los baños estilo industrial.

Mamparas de ducha negras, instalaciones a la vista, grifería de diseño… Son muchas las posibles combinaciones que te permitirán instalar un cuarto de baño en el estilo más a la moda de este siglo XXI.

Mampara de ducha negra

Las mamparas con perfilería de aluminio o acero negro se están imponiendo claramente a las más minimalistas y sosas mamparas sin perfiles.

Imprescindibles para proporcionar a tu baño un estilo industrial, este tipo de mamparas imprimen carácter al cuarto de baño, son resistentes y duraderas y cuentan con una amplia gama de modelos que te permitirán combinarlas con otros elementos relevantes de la estancia, como la grifería, los muebles o las lámparas.

Si quieres ver diferentes modelos te recomiendo que eches un vistazo a este catálogo dedicado a la mampara de ducha negra. Seguro que te sorprende la elegancia de estos modelos.

mampara negra de estilo industrial
Imagen: mamparas-ofertas.com

Muebles abiertos y de líneas rectas

El estilo industrial está en las antípodas del estilo barroco. La importancia de la funcionalidad está muy por encima de la del ornamento gratuito. Esto no quiere decir que la estética carezca de importancia, sino que es la propia sencillez de lo funcional la que debe impregnar todo el estilo decorativo.

Los muebles de un baño industrial deben ser lineales y simples, que se integren en el conjunto sin sobresalir, con unos colores y unas texturas que se impongan a la forma. En la sencillez radica buena parte del gusto del interiorismo industrial.

Muros abiertos y de lineas rectas

Materiales crudos

Una de las características del interiorismo industrial es su dinamismo, la sensación de obra inacabada en pleno proceso de construcción. Materiales crudos como el ladrillo, el cemento o la madera contribuyen a diluir lo estático en un ambiente de dinámico movimiento.

Combinar diferentes materiales crudos en muebles, suelos, paredes o techos pueden proporcionar unos contrapuntos muy interesantes desde un punto de vista estético.

Materiales crudos

Muros e instalaciones a la vista

El ladrillo visto en los muros es posiblemente la característica más reconocible del estilo industrial, tanto en el baño como en el resto de la vivienda. Estos pueden dejarse con su color original o pintarlos en un color que combine con el resto de elementos de la estancia.

Un color blanco en los ladrillos del muro puede crear una sensación de amplitud muy deseable, aunque unos tonos oscuros proporcionan una gran elegancia a los cuartos de baño grandes y con una buena iluminación natural. Las opciones son infinitas.

En cuanto a las instalaciones, el baño es, junto a la cocina, la estancia que más permite jugar con estos elementos funcionales, convirtiéndolos en decorativos. Las tuberías a la vista tienen una gran fuerza visual y, al igual que ocurre con los ladrillos, ofrecen muchas posibilidades a la hora de pintarlas de un modo acorde al resto de la decoración.

Uno de los tonos más populares es el cobrizo, el más natural para este tipo de conductos, aunque un toque más colorista puede proporcionar una mayor alegría al espacio sin perder su esencia industrial.

muros e instalaciones a la vista

Elementos de diseño y vintage

Como hemos indicado, el estilo industrial comenzó su andadura a principios del siglo XX y alcanzó su desarrollo a mediados de dicho siglo, lo que le otorga un inevitable toque retro.

Para potenciarlo, nada mejor que apostar por elementos funcionales y decorativos vintage, por ejemplo griferías antiguas con tonos dorados y cobrizos, complementos y accesorios de hierro o latón, muebles y espejos retro, etc.

En lo que respecta a las lámparas, las que más tendencia están marcando en la decoración industrial de los baños son las que cuentan con bombillas con filamentos a la vista o portalámparas con cables coloristas.

En cuanto a los espejos, los redondos con estructura de cuero y metal son los que están pegando más fuerte entre los interioristas.

Elementos de diseño

Como ves, el estilo industrial en los cuartos de baño ofrece una variada gama de posibilidades. La gran ventaja de este tipo de interiorismo es que la funcionalidad y la estética van de la mano, y no puede existir la una sin la otra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *